12 Razones Por Las Que Los Dueños De Gatos Son Mejores Que Los Dueños De Perros

Los amantes de los gatos los defienden a capa y espada. Algunas de las razones: que son más independientes, que generan menos trabajo, que dan tanto o más amor que los perros. Ellos adoran a sus compañeros felinos y además demuestran tener una personalidad que algunos dicen es mejor que las de los dueños de perros…

Veamos si estás de acuerdo con estas 12 razones por las que los dueños de gatos parecen ser mejores que aquellos que elijen tener un perro en su vida:

1. Son más inteligentes

Para comenzar, un estudio de la Universidad Carroll, que se encuentra en Wisconsin, Estados Unidos, arrojó que quienes prefieren a los gatos son personas más inteligentes e instruidas.

Al parecer estas personas son muy estudiosas, lo que significa que pasan mucho tiempo en casa, leyendo y estudiando arduamente para terminar sus carreras universitarias y ¿qué mejor compañía que la de un amigo felino?

2. Son más abiertos

Varios estudios han demostrado que las personas que elijen tener gatos tienen a tener una mentalidad más abierta que los que tienen otro tipo de mascotas.  Tienden a aceptar otras maneras de pensar y de vivir la vida, no juzgan, y les encanta probar cosas nuevas.

3. Son más fuertes

Te preguntarás que significa esto: las personas que tienen gatos están más acostumbradas al rechazo.  Y la vida está llena de rechazos. Si tienes un gato entonces tendrás a tu entrenador personal…

Cualquier papá o mamá felino sabe que cuando el gato no quiere jugar o no quiere comer, no hay con que darle, no es no. Eso de hacerse los difíciles hace que sus dueños se acostumbren al rechazo y estén preparados para todo tipos de rechazos en su vida, lo que inevitablemente los hace más fuertes.


4. Son introvertidos

Todo el mundo sabe que los gatos son animales introvertidos. Es así por lo tanto que los dueños de gatos son también un tanto introvertidos como sus hijos de cuatros patas. Necesitan tiempo para estar consigo mismos, para poder relajarse y recargar las pilas.

Tanto a los perros como a sus dueños les gusta mucho llamar la atención algo que a veces pueden ser muy molesto!

5. Son independientes

Tanto los gatos como sus dueños tienen personalidades muy parecidas pero viven de manera muy independiente. Los gatos descienden de cazadores solitarios, pueden cuidar de ellos mismos si que nadie los ayude. Mientras que no les molesta en lo absoluto que les dejes un poco de agua y comida, saben que si te olvidas no hay problema, pueden cuidarse solos.

¿Son los dueños tan independientes como su amigo felino? Hay algunos estudios que dicen que son individualistas y más abiertos que los dueños de perros.

6. Son muy pacientes

Cualquier persona que tenga un gato sabe que estos pequeños animalitos no van a parar de maullar en la puerta hasta que los dejes entrar a la habitación o a la casa. Por lo que tanto los gatos como sus dueños van a tener que ser muy pacientes en una situación como esa.

7. Saben que deben luchar para ganarse el amor de otra persona.

Los gatos no le ofrecen su cariño a cualquiera. No es fácil satisfacer a los felinos, no se dejan acariciar así como así. Ellos no necesitan de tu afecto tanto como tu necesitas el de ellos. Por eso es que los dueños de gatos están acostumbrados a trabajar duro para ganarse el amor de sus felino los que los prepara también para el día a día.

8. Son confiados

En cuanto a la confianza, los dueños de felinos, demuestran ser bastantes confiados. Las personas que muestran altos grados en esta dimensión suelen ser reconocidas como gente muy amable, modesta y sencilla. Por otro lado, aquellos que no son tan confiados suelen ser más suspicaces y manipuladores.


9. Tienen un corazón sano

Tener un gato es bueno para el corazón. Los gatos no demandan tanto tiempo y cuidado como los perros, por lo que no causan estrés ni ansiedad. Al contrario, acariciar a un gato puede ser muy tranquilizante.

Los perros si están solos mucho tiempo, se aburren, no les gusta y pueden llegar a destruir la casa, algo que sería muy estresante para cualquier persona.

10. Son más arriesgados

Las personas que prefieren a los felinos tienden a arriesgarse más en la vida, son curiosos, les gusta probar cosas nuevas, son creativos y siempre están buscando nuevas aventuras. Si lo piensas bien los gatos también son así, muchos felinos salen de su casa y se van a recorrer el vecindario, se arriesgan, son muy curiosos y no le tienen miedo a nada!

11. Ahorran más dinero

Si tienes un gato sabrás que no cuesta tanto dinero mantenerlos. No necesitas bañarlos, ya que ellos lo hacen solos, no tienes que gastar en correas para sacarlos a caminar. No comen demasiado, al ser pequeños no tienes que comprar tanto alimento, si tu gatos es de lo que salen a pasear por ahí, a veces comen en otro lado.

12. Superan momentos difíciles más rápido

Es sabido que el amistoso contacto físico con los gatos reduce de manera muy notoria el estrés en las personas que les acompañan. La relación entre hombre y gato es conmovedora en el sentido de reciprocidad de la palabra. El gato se frota contra el cuerpo de su amo, y el dueño acaricia y alisa el pelaje del gato.

Si a estos dueños se les somete en el laboratorio a pruebas para comprobar sus respuestas fisiológicas, se descubre que sus sistemas corporales se relajan y se calman de una forma apreciable al efectuar el acto de acariciar a los gatos. Su tensión se apacigua y sus cuerpos se relajan. Esta forma de terapia felina no es fruto de la imaginación de algún académico con exceso de entusiasmo. Se ha demostrado en la práctica en un número de casos agudos, que mejoraron algunos pacientes mentales de una forma asombrosa, tras disfrutar de la compañía de gatos domésticos.

¿Qué te parece este artículo? Muchas de estas características están basadas en estudios científicos! Déjanos saber tu opinión ya sea que tienes un gato o un perro como mascota. Comparte con tus amigos para saber qué piensan!

Te puede interesar

Deja tu comentario

Sobre Nosotros | Contacto | Privacidad | DMCA