6 Rehenes Que Lograron Burlar A Sus Captores De Forma Ingeniosa. El #5 Fue Salvado Gracias A Tarzán!

Vamos a aceptarlo, por mucho que pretendamos ser Bruce Willis, si nos enfrentáramos a un secuestrador en la vida real, muchos de nosotros terminaríamos rogando por nuestras vidas y haciendo todo lo que se nos pidiera.

Como las historias de las personas que nos morimos de miedo ante estas situaciones no son tan impresionantes, aquí te dejamos las de seis rehenes realmente rudos que no solo mantuvieron la calma, pero manejaron su secuestro de forma increíble.

6. Decirle a los pasajeros que atacaran a su secuestrador (justo enfrente de él).

El secuestro: En 2007, un viaje comercial de Mauritania en África del Norte que viajaba hacia las Islas Canarias, fue tomado por un hombre que irrumpió en la cabina con dos armas cargadas poco después de despegar. ¿Su objetivo? Hacer que el avión llegar a Francia, donde planeaba solicitar asilo político por razones desconocidas.

rehenes-fuga-foto-6

Pilotear un avión es lo suficientemente difícil en situaciones normales, así que imagina tener que hacerlo con una pistola apuntándote a la cabeza y 71 pasajeros en pánico sentados detrás tuyo. Por si fuera poco, a estas alturas la tripulación le había informado al piloto que no tenían suficiente gasolina para llegar a Francia como el secuestrador solicitaba. Oh-oh.

Pero entonces…

Mientras el piloto intentaba explicar al secuestrador que no podrían llegar a su destino, se dio cuenta de algo: el hombre no hablaba ni una palabra de francés. Tomando este pequeño detalle como ventaja, el piloto tomó el sistema de comunicación del avión y tranquilamente le informó a los pasajeros, en francés, que realizaría un ataque forzoso… y que tan pronto el secuestrador perdiera el equilibrio por el impacto, ellos deberían sentirse tranquilos y atacarlo. Mientras el piloto decía esto, el secuestrador se encontraba justo a su lado, asumiendo que estaba respondiendo a sus pedidos o hablando sobre cosas normales que se hablan en los aviones.

Se le pidió a mujeres y niños que se movieran a los asientos de atrás, en parte por su propia seguridad y en parte para que los que pudieran hacer más daño al secuestrador estuvieran más cerca de él. Entonces el piloto hizo exactamente lo que había dicho: después de aterrizar el avión, pisó los frenos para después acelerar y hacer que el secuestrador cayera al suelo y soltara sus armas. Después unos 10 pasajeros se apresuraron y lo sometieron, mientras miembros de la tripulación tiraban agua hirviendo sobre él.

Eventualmente, después de que los pasajeros habían terminado de golpearlo, el secuestrador fue entregado a autoridades españolas. ¿Por qué quería llegar a Francia en lugar de cualquier otro país cuando no podía entender ni una conversación básica? Nunca lo sabremos.

Sigue en la página siguiente.

Anterior

Fuente: Cracked

Te puede interesar

Sobre Nosotros | Contacto | Privacidad | DMCA