Este Es Un Cartel Como Cualquier Otro, Salvo Por El Hecho De Que Está Manchado Con Sangre.

Las agencias de publicidad no solo existen para venderles cosas a la gente, hay muchísimas agencias que también luchan por cambiar el mundo utilizando el poder de comunicación que tienen para hablar sobre ciertos temas y acabar con estigmas que le hacen mal a muchas personas.

Una campaña creada por la agencia Ogilvy Brasil para la ONG Icentivo a la Vida (GIV) es una prueba de eso. «Cartel VIH Positivo» es el nombre de la campaña que se hizo en San Pablo con el objetivo de erradicar los prejuicios y preconceptos que existen acerca de las personas con Sida. El mensaje principal que se quiere trasmitir es «Si el prejuicio es una enfermedad, la información es la cura». El cartel humaniza el problema y demuestra que es posible vivir en una sociedad sin preconceptos.

«Soy un cartel VIH positivo».

VIH1

Los carteles utilizados en la campaña contienen sangre de portadores de VIH.

VIH2

En total, nueve voluntarios realizaron muestras de sangre para la creación de las piezas.

VIH3

Los carteles fueron colocados en paradas de ómnibus, facultades y bares de la ciudad de San Pablo.

VIH4

El cartel dice así: «Mis medidas son 40 por 60 centímetros, fui impreso en papel de alta definición y mi peso es de 250 gramos. Soy exactamente como cualquier otro cartel, con un detalle, soy VIH positivo, eso mismo que acabas de leer. Soy portador del virus, en este momento puedes estar dando un paso atrás preguntándote si ofrezco algún peligro, mi respuesta es: ni remotamente, el VIH no sobrevive fuera del cuerpo humano por más de una hora.

Por eso, la sangre en este cartel no es peligrosa. Así como convivir con una persona VIH positivo. Se puedes contagiar el virus si tienes relaciones sexuales sin preservativos con alguien que no está en tratamiento efectivo o si compartes agujas o jeringas con sangre infectada. Sí, tu puedes convivir conmigo y con cualquier persona con VIH positivo. Podemos ejercer nuestras funciones en la sociedad perfectamente. Y me arriesgo al decir que, si yo no hubiera dicho que tengo HIV, tal vez no te hubieras dado cuenta, porque ser VIH positivo no determina quien eres.
Sea para un cartel o para un ser humano. Si el prejuicio es una enfermedad, la información es la cura.

Fuente: Upworthy

Te puede interesar

Sobre Nosotros | Contacto | Privacidad | DMCA