[tps_header]Cuando alguien se muda deja atrás muchos recuerdos, la casa donde tal vez vivieron mucho tiempo, cosas que ya no caben en las maletas y hasta algunos muebles que serán reemplazados. Mudarse siempre es difícil, pero se dice que es «más difícil para los que se quedan, que para los que se van.»

Y en este caso, el que se quedó no sabía ni siquiera lo que estaba sucediendo.[/tps_header]

Boo, un pitbull, se quedó viendo cómo su familia se iba de su casa en Detroit. Dejándolo a él con un montón de basura.

perro-7

Durante un largo mes, Boo no se movió de su lugar. Esperando pacientemente el momento en que sus dueños regresaran.

perro-9