De La Noche A La Mañana, Su Esposo Desapareció. 15 Años Después, Tocó La Puerta De Su Casa Con Una Increíble Historia…

Los McDonnells vivían en una pequeña casa en Larchmont, un suburbio de la Ciudad de Nueva York. Jim era jefe de carteros en la oficina postal donde había trabajado por 25 años.

Un hombre gentil, de pocas palabras que saludaba a todos en el pueblo. En 1960 se había casado con Anne y no tenían hijos.

Vivían una vida relativamente normal, hasta que comenzaron a pasar cosas que cambiarían por completo el curso de sus vidas. Durante febrero y marzo de 1971, cuando Jim tenía 50 años, sufrió una serie de accidentes. Ninguno crítico, pero que en combinación desataron un resultado extraño.

Mientras cargaba la basura, resbaló en el hielo y se golpeó la cabeza.

Algunos días después tuvo un accidente en el auto en el que también golpeó su cabeza. Al día siguiente tropezó en el trabajo golpeándose en el mismo lugar. Diez días después, perdió el control de su auto y se estrelló con un poste. Después de esto fue llevado al hospital en el que estuvo 3 días con una concusión cerebral.

esposo-desaparecido-foto-19

El 29 de marzo de 1971, Jim pidió prestado el auto de un amigo para recoger al hermano de Anne en el aeropuerto.

Lo dejó en casa de su hermana y regresó a entregar el auto a las 10pm.

esposo-desaparecido-foto-14

No se había dado cuenta de que había perdido su cartera con identificación en el piso del auto.

esposo-desaparecido-foto-12

Jim rechazó la oferta de que lo llevaran a casa: «Tengo un dolor de cabeza terrible y caminar me ayudará a despejar la cabeza.» Normalmente la caminata hasta casa le hubiera llevado 15 minutos.

esposo-desaparecido-foto-21

A las 11:15pm Anne llamó al dueño del auto; no tenía idea de por qué Jim no había llegado a casa. Era extraño que no hubiera llamado por teléfono. A las 2am, Anne llamó a la policía y reportó a su esposo desaparecido.

esposo-desaparecido-foto-5

Después de 24 horas, la policía envió un boletín y repartió cartas a los amigos y familiares de Jim. Siguieron todas las pistas e incluso revisaron los cuerpos no identificados de las morgues de Nueva York.

esposo-desaparecido-foto-26

El detective George Mulcahy estaba a la cabeza de la investigación. Conocía a Jim y sabía que algo raro había pasado, los antecedentes de Jim eran impecables y no había evidencia de que hubiera sido víctima de un accidente o ataque.

Para Mulcahy, la única explicación era amnesia.

esposo-desaparecido-foto-7

La amnesia es todo un misterio.

Por qué ocurre en algunos pacientes y en otros no es un tema que se discute mucho entre médicos. Lo que sí se sabe es que la pérdida de memoria puede ser causada por un infarto, por Alzheimer, alcoholismo, trauma psicológico severo o golpes en la cabeza. Cualquier persona cuyo cerebro haya sufrido estas lesiones puede salir sin conocimiento del lugar en el que vive, con todos sus recuerdos perdidos.

esposo-desaparecido-featured

La hermana de Anne dijo, «Durante semanas, Anne caminaba por la casa moviendo sus manos y rezando. Sabía que Jim podía haber sido víctima de amnesia y se preocupaba por su salud. Anne se sostenía por su gran confianza en Dios. Sentía que algún día él le daría una respuesta.»

esposo-desaparecido-foto-24

Anne permaneció sola en la casa, esperando. Por las noches, viendo televisión, se quedaba viendo al lugar donde Jim se sentaba cada tarde. Muchas veces soñaba que él regresaba a casa, solo para despertar y ver que no estaba ahí.

esposo-desaparecido-foto-8

Al poco tiempo de la desaparición de Jim, Anne se dio cuenta de que tenía que ganarse la vida. Tomó algunos trabajos de niñera, era cajera en un supermercado y trabajó en la cafetería de un hospital. En 1977, tomó su actual trabajo como asistente de enfermera.

esposo-desaparecido-foto-6

Anne se acostumbró a trabajar en el hospital los días feriados porque la mantenía entretenida. «Tengo que seguir adelante, vivir lo mejor que pueda,» se decía. A pesar de todo, tenía fé en que Jim regresaría.

esposo-desaparecido-foto-9

Mantuvo su ropa en el armario, cubierta para protegerla del polvo. Su navaja y crema de afeitar seguían en el armario del baño.

esposo-desaparecido-foto-1

Durante su camino a casa, Jim realmente había perdido la memoria, perdiendo la habilidad de recordar quién era y dónde vivía. Lo que sucedió no está claro.

esposo-desaparecido-foto-3

Pudo haber tomado el tren a la Terminal Grand Central, luego otro tren o autobús al sur.

esposo-desaparecido-foto-25

Lo siguiente que supo es que estaba en Philadelphia, una ciudad que jamás había visitado antes.

esposo-desaparecido-foto-16

Viendo anuncios que promovían los servicios de un James Peters, un vendedor de bienes raíces, Jim adoptó en nombre como propio.

Nunca se le ocurrió buscar asistencia en la policía o en algún hospital. No tenía pasado; su única realidad era el presente.

esposo-desaparecido-foto-11

James Peters obtuvo una tarjeta de Seguridad Social, que pudo haber obtenido sin mostrar certificado de nacimiento, y obtuvo trabajo en la cafetería de un club de salud.

esposo-desaparecido-foto-13

Después trabajó en un instituto de investigación de cáncer, limpiando jaulas de animales.

También consiguió un trabajo nocturno en la cafetería P&P, donde se dio a conocer por sus omelettes, así como por su cortesía y buen humor. Después de un año de haberse establecido en P&P, renunció a su trabajo en el instituto de cáncer.

esposo-desaparecido-foto-28

Jim hizo nuevos amigos, se unió a diferentes clubes y se hizo miembro activo de la Iglesia Católica Romana St. Hugh. Nunca habló de su pasado, y sus amigos no preguntaron. Alguien una vez le dijo, «Por tu acento, debes ser de Nueva York.» Jim contestó, «Tal vez.»

esposo-desaparecido-foto-30

Para Cheryle Sloan, una mesera de P&P, Jim era especial:

«Le encantaban los niños. En Navidad, se vestía de Santa Claus y visitaba orfanatos. Se dejaba crecer una gran barba blanca para que su apariencia fuera más auténtica. Claro que nos preguntábamos por su pasado. Mi madre había decidido que era un ex-cura o un ex-criminal.»

esposo-desaparecido-foto-29

Bernadine Golashovsky recuerda: «Al poco tiempo de que Jim comenzó a trabajar en P&P, tomé un trabajo ahí como mesera. Mi padre había muerto y Jim aparentemente no tenía familia, así que nos adoptamos. Se convirtió en mi figura paterna, y yo, mi esposo Pete y mis cuatro hijos éramos su familia. Los niños lo amaban.»

esposo-desaparecido-foto-31

Un mes después de la Navidad de 1985, Bernardine notó a Jim inusualmente callado. algo parecía pasar en su cabeza.

esposo-desaparecido-foto-10

El día de Acción de Gracias, Jim visitó a la familia y se sentó a ver televisión con Pete. Apareció una escena en donde un cartero hacía entregas en un día lluvioso. Pete dijo, «Dios, ese es un trabajo que no me gustaría hacer.»

esposo-desaparecido-foto-23

Jim frunció el ceño y dijo, «Creo que yo solía ser cartero.» «¿En serio? ¿Dónde?» «No lo sé,» contestó Jim «¿Nueva York?» “No estoy seguro. Pero creo que recuerdo un poco a mis padres.”

esposo-desaparecido-foto-4

Jim pasó cada día feriado con Bernadine y Pete. La víspera de Navidad siempre llegaba un poco tarde porque hacía una ronda para desear felices fiestas a sus amigos.

Pero esta Navidad Jim no llegó. Bernadine y Pete se quedaron despiertos toda la noche, esperándolo.

esposo-desaparecido-foto-2

El 22 de diciembre Jim se había caído y había golpeado su cabeza. Al día siguiente en el trabajo parecía estar distraído, y esa misma tarde había vuelto a caer, golpeándose nuevamente.

esposo-desaparecido-foto-27

El 24 de diciembre se despertó confundido, pero exaltado. Después de casi 15 años, sabía quién era! Era James A. McDonnell, Jr., de Larchmont, Nueva York. El nombre de su esposa era Anne.

De pronto, tuvo miedo: ¿Anne está viva? ¿Se volvió a casar? Si no, ¿cómo podría recibirme de regreso?

esposo-desaparecido-foto-22

Anne acababa de regresar a casa de la celebración de Navidad, donde encendió velas y rezó por Jim. Una ligera nevada caía, y estaba corriendo para salir a la cena de Navidad en casa de su hermana antes de que la carretera se congelara.

esposo-desaparecido-foto-17

Entonces el timbre sonó, «Este no es buen momento para visitas,» pensó. Anne abrió la puerta y vio a un hombre con barba blanca. Inmediatamente lo reconoció. No podía hablar.

esposo-desaparecido-foto-32

Para Jim, Anne era un poco más vieja, pero también más hermosa.

Su corazón se llenó de alegría. «Hola, Anne,» dijo. “Jim,” alcanzó a decir ella. “¿Es verdad?” Su respiración estaba alterada. «Me alegra que estés en casa. Entra» A penas y se abrazaron, estaban demasiado impresionados. Los abrazos y las lágrimas llegaron después.

esposo-desaparecido-foto-18

Anne llevó a Jim a su asiento favorito. Comenzaron a hablar, intentando llenar los espacios de tiempo. Finalmente, entre el sobresalto, Jim se quedó dormido. Después de 15 años, Jim McDonnell había regresado por fin a casa.

esposo-desaparecido-foto-15

Un día después de Navidad, Jim reportó su regreso a la policía. Esa tarde los Golashovskys recibieron una llamada de un reportero del periódico New York Daily News que les dijo que Jim estaba bien. Bernadine llamó a los amigos de Jim para darles la buena noticia.

Una semana después de su regreso, Jim hizo un scan completo de su cerebro. La conclusión: tenía una salud normal, Jim y Anne no tenían problemas en recordar su vida como pareja casada. «Cada día que estamos juntos,» dijo Jim, «hace que el tiempo que estuvimos separados parezca más corto.»

Vale la pena compartir esta increíble historia, que sin dudas sacará una lágrima a más de uno.

Fuente: Readers digest

Te puede interesar

Sobre Nosotros | Contacto | Privacidad | DMCA