Un Simple Invento Que Resuelve Unos De Los Problemas Más Grandes De La Pobreza.

“Compasión práctica” son las dos palabras que definen el impulso de los creadores de este noble proyecto: un zapato que crece, capaz de aumentar su tamaño de manera gradual, con el objetivo de que niños en situaciones de extrema pobreza puedan estar siempre calzados.

El responsable de esta iniciativa es Kenton Lee, fundador y director ejecutivo de The Shoe That Grows.

Ni un niño descalzo, es el objetivo desde 2008, cuando pensó en crear unos zapatos que crecieran y se ajustaran a los pies de los pequeños. Según las estadísticas, 300 millones de niños en condiciones de extrema pobreza padecen enfermedades por caminar con los pies descalzos…

La idea surgió mientras Kenton Lee, proveniente de Idaho, Estados Unidos, vivía y trabajaba como misionero en Nairobi, Kenia, en el año 2007.

zapato1

Según cuenta en el sitio web de la ONG, un día, mientras caminaba hacia la iglesia, vio a una niña con un calzado demasiado pequeño para el tamaño de sus pies. A partir de allí, en su cabeza surgió la idea de crear un zapato capaz de expandirse y ajustarse, de manera que los niños siempre pudieran estar cómodamente calzados. Es por eso que Lee formó un equipo para poder hacer su proyecto realidad.

Sigue en la página siguiente.

Anterior

Fuente: Distractify

Te puede interesar

Sobre Nosotros | Contacto | Privacidad | DMCA